Page loading

loading icon

Belinda Chávez Callejas

Es difícil encontrar las palabras idóneas para explicar mi agradecimiento con Danilo’s. Fue una de esas situaciones fortuitas de mi vida—gracias a mi excepcional suerte para conectar y formar lazos de amistad con personas extraordinarias; ese tipo de gente que transmite una solidez inigualable. Básicamente como decimos en Tocoa, gente maciza.

comuniad-danilos

Esta experiencia no hubiera sido posible sin Julia y Johanna, que llegaron a mi vida por medio de alguien en común—que al final de esto se trata, de una comunidad, de ese espacio que permite la interacción y el desarrollo de las ideas que buscan siempre esa unidad, ese sentido común, gente con diferentes opiniones pero con la actitud y aptitud para confluir y congeniar.

Yo tenia sólo 18 años. Era una niña guiada por la fluidez propia de la juventud, con cierto ímpetu y potencial que ellos vieron en mí. Eso que vieron, hizo que me dejaran adentrarme en el proceso creativo de la marca, además de abrirme las puertas de su empresa y de su casa.

Trabajé medio tiempo en la empresa, hice de todo un poco, desde un humilde aporte en diseño gráfico, pasando por un aventurero modelaje y asentándome con un vínculo directo a través de la fotografía. Sin embargo, lo más interesante de esta experiencia no fue nada de eso, sino poder presenciar de primera mano el apego familiar. Fue allí donde conocí a la familia y pude disfrutar—no tan seguido como hubiese querido—de los geniales frijoles de doña Magda, de los consejos de don Danilo, del estrés de Esteban, que es tal que come parado, de los maltratos cariñosos de Juan Pablo, los frijoles de Johanna, no tan buenos como los de doña Magda, entre otras cosas lindas, que caracterizan a la enorme familia Martinez. Pero todo en esta vida, mi rol en Danilo’s cumplió un ciclo. Uno que me marcó.

Ellos me hicieron ver más allá de mis potenciales y le brindaron la mano a mi experiencia que venía empezando, para que se desarrollara. Hoy me considero, para ellos, una opinóloga asociada, término inventado por mí para poder encajar en palabras la labor que ejerzo, propia de una auténtica alera, y no cualquiera, sino que del alma. No todos los días nos podemos dar el lujo de opinar, colaborar, hacer, crecer y más importante, de ser. Por eso, sin duda y con el permiso de ustedes más que ser colaboradora, yo soy Danilo’s.

¿Y por lo demás? Lo demás es lo de menos. Lo que viví con Danilo’s no se puede aprender en un aula de clase, y tampoco se puede apreciar en mis títulos de papel. Lo importante aquí es compartir mi “antes y después”, esa constante construcción personal y colectiva, mis nuevas luces y mis nuevos horizontes.

Ser Danilo’s es, para mí, toda una impronta cultural de trabajo. Más que una marca es toda una experiencia, que agregó sentido a mis lagunas existenciales, a mis luchas, mi definición como persona y a mis sueños.

-Belinda Chávez Callejas
@belindachavez

 

comuniad-danilos2 comuniad-danilos

Leave a Comment

*

Danilo's Pura Piel

Danilo's Pura Piel